te sostienes



te sostienes
pero el calor de la brasa dibuja encrucijadas naranjas y amarillas en las proximidades
las redes confabulan en torno a ti se reúnen se oyen conspiraciones crepitando a tu alrededor
el negro avanza con su línea encendida coronando la cima de las colinas cerrando humeantes puños y se acercan las lágrimas que chispean
te sostienes
pero te oigo jadear, y tu vientre crece y decrece en burbujas azules
de tus entrañas surgen rabiosas llagas desesperadas enormes llagas que al reventar te desparraman por el blanco de la nada
el entramado de nervio puro espera nervioso que te hundas en su trampa y caigas
pero te agarras
tus rasgos se pierden, tu cara se borra, hierve tu frente hierves
supuras nostalgias y veneno pasión y desprecio sueño de futuros imposibles infinitos detalles abismales matices
y es que parece imposible todo aquello dentro de algo tan pequeño
te agarras
aunque ya apenas te distingo ni distingo las cenizas del resto y todo toma un mismo tono gris ceniza que cubre todo de ceniza y humo gris
donde andan tus restos y quiero recogerte el pelo recoger el beso con que jugábamos donde andan tus restos
no te veo tu nombre se ha esfumado entre la chimenea no sé de tintas
pero
si te escribo de nuevo

11 comentarios:

concepto-aparte dijo...

este poema tiene toda la belleza soplando tierra en el camino de los pozos,
me ha dejado un escalofrío, una palpitación, es profundo y poético

un beso..

Paloma Corrales dijo...

Entre la creación y la destrucción, el ensimismamiento de lo insondable. Así se lee y así lo siento.

Beso.

TORO SALVAJE dijo...

Qué imágenes!!!

Inolvidables.

Laiseca Estévez dijo...

sostener y soltar...
todo un acto de fé... saludos.

Eleanor Smith # dijo...

No tengo palabras para describir lo que senti al leer esta BELLEZA #

Creo que mi silencio lo expresa todo.

Un beso o 2 #

MO dijo...

Joder, pues yo hay veces (no todas) (la gran mayoría) que después de leer una de tus entradas me quedo como pájara.
Durante unos diez minutos (que dada mi impaciencia es mucho, créeme).
Y luego me da por leer los comentarios que te va dejando la gente y creo (no estoy segura) que los llego a admirar.
Porque yo no me he enterado de absolutamente nada.


MO.

P.D.: Se preguntaba Sabina dónde habita el olvido. Seguro que el beso con el que jugabas (y que no recuperarás jamás) (lo siento) andará por allí cerquita.

Charcos dijo...

me has sostenido mientras engullía tus letras llenas de invisible tinta pulsante, de la que te agarra el corazón y te estremece mientras se disuelve en tres letras que se borraron ayer.


besicos

Elena Lechuga dijo...

a fuego...
como si hubiese otra forma

Julio Dìaz-Escamilla dijo...

Tus lectores, somos como esas palomas a quienes ¡de pronto! le han escondido los árboles, una rama para anidar.
Felicitaciones.

X-C dijo...

Te escribo de nuevo esperando que no vuelvas, que no pierdas esa textura de polvo gris y ese sabor a oxido. Quiero que no vuelvas para quedarme solo con ese beso, cerrar los ojos y sentir como vuelves.

concepto-aparte dijo...

knycos, te leo otra vez y siento que torpes mis comentarios para rozar ese abismo que llena como sexo entre sábanas, como abriendo la piel y se apodera de mí y entra como una noche, si un día caen mis visceras, si un dia la carne en el suelo, daría lo que conozco por leerlo en el pulso que empuja poemas como este...
leerte es rabiar dentro vida y lugares que como las sirenas a ulises llaman y llaman...