se me ha hecho tarde


se me ha hecho tarde sin darme cuenta.
la mañana pertenece a una sustancia decrépita que fluye por convulsiones entre los límites del organismo
y sacude el cuerpo al temblor de paredones exponiendo sus rostros en blanco,
miradas gritando arriba, clavadas al frente o cediendo el cuello ante el espanto de verse fusiladas.
en el interior de la piel se ven las heridas de metralla sobre las que resbalaron
y tatuajes impuestos de sangre turbia impresa que se hundió en la carne de un cuerpo mucho más decrépito.

se me ha hecho tarde sin darme cuenta.
la constante doméstica de cada día tampoco es inerme cuando se disuelve en la presión narcotizante de la tarde
y las espinas, pinchos y aguijones se adhieren a una flora y fauna superpoblada,
medrando la relatividad de sentidos sostenidos en un compás lento, con luces estrelladas bailando a ritmo del sopor,
y sus raíces abren el suelo, lánguida la amnesia se despereza confusa, atropellada,
la médula chirría en una cadencia avinagrada por la que se escapa la conmoción hacia un mundo mucho, mucho más decrépito todavía.

se me ha hecho tarde sin darme cuenta.
la frase cae constante en la caída,
un goteo cargado bajo la cornisa
que no me duele.
                    
se me ha hecho tarde, y no me pesa
no darme cuenta de por qué no duele…
un frío en la nuca perfora una idea.
la noche se acerca,           viene.

8 comentarios:

lunaticos dijo...

me encanta, si me permites,
poesía visceral y muy visual.
genial
1abrazo

Elena Lechuga dijo...

qué angustia

Francesc Cornadó dijo...

La sustancia es decrépita y produce una decrepitud que se refleja en los rostros, en la comisura blanquecina de los labios, en los párpados cansados y en la pesadez del deseo.
El otoño deja un sustrato de hojas secas y unas manchas pardas en la piel y poco a poco se hace tarde, mientras los pasos se detienen ante el muro altísimo de mampostería granítica.
Salud
Francesc Cornadó

Eleanor Smith * dijo...

Yo siempre llego tarde a todos lados y a esta altura: ya no me afecta.

Un beso o 2 ***

concepto-aparte dijo...

siento el aliento de esa noche que viene como un soplo tus palabras tiran paredes hacia la oscuridad....
Me ha llevado de viaje, despacio, mientras avanzaban las raíces de este demasiado tarde, sin darme cuenta.
Un abrazo.

BLANCO dijo...

Sí, a veces se hace indiscutiblemente tarde. Y no hay buena dicha que edulcore ese fatalismo.

Me quedo dando vueltas por tu blog.

Un saludo.

La viajera mas lenta. Madrid Paper Art dijo...

Gracias Kynikos por seguir mi blog y por tus amables palabras.

Compartimos el gusto por las letras y las tuyas son realmente conmovedoras, llenas de imágenes muy potentes!!.

Un fuerte abrazo y me alegra mucho conocerte!

u minúscula dijo...

Hola, de través
me alegra mucho que rías!