como el grito encallado en la garganta

como una herida abierta en el silencio

a la que llamáis vida


13 comentarios:

Andri Alba dijo...

Los recuerdos...

Paloma Corrales dijo...

Me encantan estas brevedades tan concisas, tan certeras... si además las haces con ese metro, me cautivas.

Besos.

Eleanor Smith # dijo...

Exactamente. Así es.

Un beso o 2 #

Marinel dijo...

Desde luego,la vida puede ser una concatenación de hechos tan dolorosos que puedan parecer imposibles de curar,cual llagas,sí...
Pero algo bonito tiene,seguro que sí.
Un beso.

RELTIH dijo...

UNIVERSOS Y MÁS UNIVERSOS.
UN ABRAZO

Francesc Cornadó dijo...

Hay silencios elocuentes como una herida.
Buen poema.
Salud
Francesc Cornadó

Julio Dìaz-Escamilla dijo...

¡Poderosa imagen que reverbera en la mente del lector! Brevedad, de la que me llamó la atención tus Once-Once-Siete versos ¡Qué intentas poeta! Me encanta tu riesgosa propuesta.
Un abrazo.

Reina dijo...

Hay que dejar salir al grito para que sane la herida... :)

Abraham dijo...

Al grito encallado llamáis.

TORO SALVAJE dijo...

Mejor que la llamen condena.

Saludos.

Andri Alba dijo...

Hola, pasé a saludarte. Un abrazo y buen fin de semana.

:))))

merche marín dijo...

La vida comparada con una herida abierta es de una lógica aplastante. Una herida cerrada, cicatrizada ya no duele, ya no se siente y la vida es para sentirla en toda su plenitud. En lo bueno y en lo malo; y luego dibujarla, pintarla, escribirla, leerla, esculpirla... recrearla constantemente.
Besicos.

JOAQUIN DOLDAN dijo...

así y más